Mi plan de acción (Malas noticias III)

by - octubre 12, 2018

Siguiendo con las entradas relacionadas con la tuberculosis del olivo, hoy os voy a hablar de las medidas curativas que estoy siguiendo y la evolución de la enfermedad en el árbol que tengo infectado.


Si queréis refrescar la memoria:

Os cuento sobre la bacteria: Pincha AQUÍ
Os cuento sobre las medidas preventivas: Pincha AQUÍ

Lo primero es enseñaros el árbol en cuestión:


Como podéis ver, el estado de salud, aparentemente es bueno. La brotación de final de verano ha sido buena y el árbol sigue con su plan de abonado, al que he incrementado un poco la frecuencia de la materia orgánica y el aporte de un abono foliar a base de alga espirulina.

Los sintomas ahora mismo son solo una agalla en la parte baja del árbol y muy cercana a la madera muerta.


En todo lo que he leído relacionado con esta bacteria en bonsai, se recomienda eliminar las agallas. En mi caso, la primera reacción fue eliminarla, pero decidí probar cosas diferentes, así que tomé la decisión de empezar el tratamiento general sin eliminar la agalla. 
El primer tratamiento se llevó a cabo con un fungicida a base de mancozeb y cobre (voy a evitar dar nombres comerciales) y a los 3 días repetí tratamiento con un bactericida específico a base de kasugamicina y cobre. 

A los 15 días de este último tratamiento, repetí la aplicación de este último tratamiento y procedí a eliminar la agalla.


Aquí tenéis a la agalla en cuestión:


Para evitar heridas innecesarias, el corte ha sido lo más limpio posible, lo más pegado al tronco y la herramienta se ha desinfectado al terminar el trabajo a conciencia (esta herramienta solo la empleo en este árbol).

Una vez realizado esto he sellado el corte con un bactericida a base de ácido salicílico y ácido láctico que se emplea para el tratamiento de verrugas en humanos:

 

y con una pasta realizada a base de kasugamicina y cobre. El resultado es el siguiente:


Después de esto lleva una primera aplicación de fosfito potásico a la semana de este tratamiento y el plan es continuar con un tercer pase de kasugamicina y cobre.

Durante el invierno volveré a repetir el tratamiento de mancozeb y cobre y el fosfito potásico durante todo el invierno siguiendo su calendario normal de tratamientos.

No sé si es el camino, pero por ahora los resultados son aceptables. No se ha vuelto a ver ninguna agalla nueva y el árbol actualmente no ha debilitado ninguna rama, pero todavía es pronto para bajar la guardia.

Os seguiré informando.







You May Also Like

5 comentarios

  1. Lástima que prohibieran la comercialización de la kasugamicina, sin ella no existe ningún otro tto. efectivo contra enfermedades de origen bacteriano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto que existen una gran variedad de materias activas que son altamente tóxicas para el ser humano y el medio ambiente y que por este motivo se prohibió su uso. La verdad que algunas de ellas, como el caso de la kasugamicina, a nosotros nos viene genial por su efectividad en nuestros árboles.

      Quizás debamos de aprender a llevar a cabo más medidas preventivas y sobretodo, a tener suerte a la hora de adquirir material nuevo.

      Un saludo y gracias por comentar!

      Eliminar
  2. Esta claro que has hecho todo lo posible por él. Está en buenas manos y seguro que sale adelante. Gracias por compartir. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad que estoy un poco de bajón por este árbol.

      Al final ha sido una inversión que me ha salido "rana", pero mirando el lado positivo, puede servir para aprender a tratar una enfermedad tan dificil como es la tuberculosis del olivo.

      En fin, vamos a seguir viendo como evoluciona!

      Eliminar

Gracias por participar en este blog! No dejes de hacerlo!

Instagram