Buscando la perfección

Hola a todos.

Cuando ya pensamos que el camino está recorrido, empezamos a ver la posibilidad de seguir mejorando. Aunque pensemos que el trabajo ya está terminado, nos damos cuenta de que podemos seguir un poco más, que nos gustaría conseguir una nueva meta y poco a poco vamos persiguiendo la perfección.

Lo bonito del bonsai es que son obras de arte que nunca están acabadas. Siempre podemos seguir mejorandolas y es necesario continuar su trabajo para mantener siempre el máximo esplendor de los árboles.

Y en eso consiste la entrada de hoy, en el que he trabajado uno de mis árboles preferidos:



Analizando el árbol con Erasmo, me propuso una serie de cambios que me gustaron y después de unos días de trabajo, al fin he podido meterle mano y llevar a cabo la propuesta.

El primer paso ha sido un defoliado de la hoja vieja, para sanear un poco las ramas interiores y permitir una brotación ahora de cara a primavera que nos deje jugar con la formación de las copas. El trabajo ha sido largo y entretenido, ya que el árbol estaba muy compacto y las hojas ya tienen un tamaño reducido.



Un montón de hojas después... 

El resultado final ha sido este:


Aunque en la foto no se aprecia, debido a que perdemos una dimensión a la hora de hacer las fotos, se ha alambrado la copa más inferior y se ha desplazado para colocarla acompañando al tenjin. Se ha dado una poda al ápice superior y ahora a esperar a que la primavera y la naturaleza haga de las suyas.


Un saludo a todos!

Manuel Porras Sanchez

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por participar en este blog! No dejes de hacerlo!

Instagram