miércoles, 11 de febrero de 2015

Las cosas del viento.

Hola a tod@s!

Estas últimos días, nos hemos visto sorprendidos por diferentes temporales. Nieve, frío y lluvia en muchas partes de España y como es normal en Almería: viento, mucho viento.

Todos sabemos que el viento es un gran problema para nuestros árboles, ya que si no los tenemos bien seguros a sus estantes podemos encontrarnos con alguna maceta en el suelo y puede poner en peligro la vida de nuestros pequeños.

Pero hay otro posible problema. La velocidad del viento provoca un ambiente seco alrededor de nuestros árboles que, a simple vista, no es peligroso pero puede hacer pasar un mal rato a nuestros árboles y desencadenar una serie de reacciones que provocan estrés en las plantas. 

Hoy os quiero hablar de eso.

A simple vista, cuando el viento sopla, notamos que la superficie de los sustratos se resecan con más rapidez de lo normal y se hace necesario aumentar la frecuencia de riego.


Pero realmente, lo que nosotros notamos como un efecto visual, en la planta ha empezado a provocar una serie de alteraciones que a simple vista no podemos ver. Quizás, la más importante de estas alteraciones tiene que ver a nivel de las hojas. 

Como bien sabéis, las hojas son verdaderas fábricas que tienen un papel muy importante en la vida de nuestras plantas. Pues bien, para que estas fábricas trabajen de forma normal, necesitan unas condiciones de temperatura y humedad que ellas mismas regulan con la apertura y cierre de los estomas y que permite el intercambio de gases con la atmósfera. En el entorno de la hoja se genera una capa de fluido más lenta que se conoce como capa limite y que favorece dicho intercambio. Esta capa limite varía en su grosor dependiendo de las condiciones que se den en el exterior y sobre todo de la velocidad del viento, que puede disminuir el grosor de dicha capa, afectando el intercambio gaseoso.

En condiciones de viento, nuestras hojas van a ver disminuida su capa limite y por consiguiente podemos tener problemas de deshidratación a nivel foliar. Por eso, en días de vientos secos, no solo nos tenemos que centrar en mantener el sustrato húmedo, sino que es recomendable pulverizar toda la planta.




Ya sabéis, pequeños detalles hacen que el cultivo sea bueno y nuestros árboles gocen de buena salud.

Un saludo a todos

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por participar en este blog! No dejes de hacerlo!