Ficus retusa, los grandes olvidados.

La gran mayoría de los que entramos en este arte lo hacemos de mano de una especie muy conocida, ya que no sólo es utilizada en bonsai, sino que en la jardineria y paisajismo urbano se utiliza mucho  para decorar y sobre todo para dar sombra por su rápido crecimiento y fácil cultivo.

Los ficus, es un género (no una especie) que engloba infinidad de especies y que todas se caracterizan por segregar una sustancia blanquecina por las heridas que se puedan ocasionar en tallos y hojas conocida como látex y que es empleado como medio de defensa por la especie para evitar problemas mayores derivados de estas heridas.

Otra de las caracteristicas que lo hacen especial es su floración, que más que de flor tiene forma de fruto y que se conoce por el nombre de HIGOS. Aquí es donde os preguntareis muchos, si las higueras son también ficus, y para vuestra sorpresa, son prima-hermanas de los ficus que decoran los parques y avenidas.

Aquí os pongo un enlace para que conozcáis más sobre este genero: Información género Ficus.

Pues bien. Volviendo al mundo del bonsai, TODOS, y cuando digo TODOS, me refiero a TODO EL MUNDO, hemos tenido alguna vez en nuestro poder un ficus procedente de un vivero, garden o gran superficie, ya que la facilidad de cultivo de esta especie facilita su reproducción en serie y su posterior comercialización a granel, sin importar cuidar detalles. 


Este tipo de material nos fascina y nos hace pensar que tenemos en nuestro poder un ejemplar magnífico, digno de la mejor exposición de bonsai y poco a poco nos vamos dando cuenta que, de alguna forma u otra, es una especie "menor" y que no es tan valorada como otras. Esto nos hace mirarla con cierta arrogancia y dejarla de lado, no siendo tan famosa y costando mucho verla en colecciones privadas de renombre, es más, en muchas exposiciones es raro ver más de 3 árboles de esta especie.

Pues nos equivocamos en cuanto a esta especie en el mundo del bonsai.

Los que vivimos bajo la influencia del clima mediterráneo contamos con la ventaja de poder disfrutar en su máximo esplendor de esta especie y creo que cualquier aficionado, amateur o "pro", debe tenerla en estima  y aprender a trabajar y disfrutar con ella.

Llevo trabajando esta especie algunos años, bajo los consejos de grandes profesionales, y poco a poco bajo mi propio criterio, llegando a tener en mi colección un elevado número de ejemplares de esta especie, siendo una de las especies que aconsejo a través de nuestra asociación para aquellos miembros que se inician en el bonsai.

¿Y por qué tanto cariño a los ficus?


En general tengo predilección por los ficus retusa, tanto microcarpa como brevifolia, por sus caracteristicas de color de tronco, entrenudos cortos, tamaño de hoja facilmente reducible y la posibilidad de emitir raíces aéreas mediante los trabajos adecuados. 

Otra de las causas que me hacen tener esta atracción es su calendario de trabajo que se extiende durante gran parte del año y que nos permite refinar nuestro alambrado, nuestro pinzado, etc. 

Se trata de especies muy resistentes y además muy fáciles de reproducir, mediante esquejes. 

Aceptan bien las técnicas de acodo y mediante el pinzado podemos obtener tamaños de hoja acordes con el tamaño del árbol.

Y sobre todo, permite divertirte y dar rienda libre a la imaginación. Recordad que estas especies son originarias de zonas muy humedas por lo que las raices aéreas o los troncos con formas raras ocasionadas por la fusion de las raices y por su crecimiento son muy comunes y fáciles de encontrar.




Y lo que más me gusta, es dejarme llevar por la imaginación y pensar que estoy tirado bajo su copa, mientras el atardecer deja pasar suaves rayos de luz entre sus hojas...

...porque bonsai, también es sentir la naturaleza y entrar en contacto con ella.

Un saludo a todos!

Manuel Porras Sanchez

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por participar en este blog! No dejes de hacerlo!

Instagram