Primer diseño para un mirto rechoncho.

Seguimos con los trabajos.

Hace cosa de un año me hice con un mirto procedente de yamadori. Fuimos varios los que decidimos hacernos con un ejemplar de estas caracteristicas para "probar" su cultivo en Almería y así entre todos aprender conjuntamente de su cultivo y sus trabajos.

La verdad que es una especie que nos ha cautivado por su fácil cultivo y por la infinidad de posibilidades que nos ofrece a la hora de trabajar en nuestro clima. Actualmente, se lo recomendamos a todos nuestros socios y los resultados que tenemos en los diferentes mirtos que compramos nos avalan en su capacidad d cultivo en nuestra ciudad.

El mirto que yo me traje es pequeño. Lo bonito de este árbol es la madera muerta, la edad de su tronco y la brotación tan masiva que tenía en su momento de compra. Lo malo, un tramo recto y cilindrico en la parte más alta que no terminaba de convecerme.


 El primer diseño pasaba por formarlo con ese tramo recto y reducir parte del tramo secando una parte del mismo y trabajando la madera, pero por más vueltas que le daba no terminaba de convencerme. Era un tramo recto, cilindrico y no tenía consonancia con el resto del árbol, lleno de recuerdos del tiempo pasado, madera vieja cuarteada, movimiento, vejez...así que me armé de valor y de una motosierra manejada por Javi y decidimos cortar por lo sano. 

Así que antes de irme a Alemania, cortamos esa parte y dejamos crecer todo lo que quisiese hasta mi vuelta para empezar a trabajarlo. Este es el resultado:


Bien. El tiempo pasa y la vida continúa. El pequeño mirto, rechoncho decidió crecer, sacar brotes por todos sitios y recibirme lleno de vida y color:
 Lo primero ha sido reducir el corte realizado en el trabajo anterior, para ello gubias, tenazas y todo natural. Sin prisas y poco a poco se irá trabajando ya que todavía está cerca la vena viva y hay que ir reduciendola para que quede más natural.


Lo siguiente ha sido seleccionar los brotes que servirán para formar el árbol. Sólo nos quedamos con los que nos interese y los dejamos crecer libremente para que vayan cogiendo más fuerza. Ahora, en esta especie que brota por mil sitios cuando se cultiva fuerte, es muy importante eliminar todos los brotecitos que van apareciendo cerca de la base o en el resto del tronco. Es una especie muy rápida a la hora de formarse. 

Por lo que el trabajo ha sido sencillo. Seleccionar, eliminar y colocar con un alambrado suave las ramas. Y ahora, sol, abono y cariño.


Y como estamos en crisis, aquí no se tirá "ná"! jajajaja. La parte que se eliminó en el mes de marzo se pinchó en una maceta de cultivo de rejilla y va viento en popa. El año que viene habrá un mini mirto en mi coclección y su "mirtopapi" estará orgulloso!


Un saludo a todos! Y gracias por seguir este humilde blog!

Manuel Porras Sanchez

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por participar en este blog! No dejes de hacerlo!

Instagram