Perderse en los detalles

Hoy os quiero hablar de algo que me encanta en esto del bonsai.

Será por nuestra forma occidental de ser, pero casi siempre que estamos enfrente de un bonsai, o de cualquier otra obra de arte o situación, nos cuesta mucho ver los detalles que se esconden en esa obra. Pues bien, hoy quiero invitaros a que os pareis un rato delante de cada uno de vuestros árboles, esquejes o plantones y disfrutéis de lo que os regala. Porque al igual que un gato ronronea para que su amo sepa que es feliz, o un perro mueve la cola, nuestros bonsais nos hacen guiños constantes de su alegría.

No hay cosa más gratificante para mí que sentarme en mi jardín y admirar los detalles de cada uno de mis pequeños mientras tomo un té, una taza de café o simplemente me apetece hacerlo sin más.

Así puedo ver como el corcho de mis alcornoques sigue creciendo y cada grieta de su corteza es una muesca en el tiempo...
O puedo ver como tras un parón invernal, los caducos quieren volver a regalarme su vida...

Y si seguimos observando con detenimiento, podemos encontrar a esos pequeños seres que habitan en nuestros árboles y nos ayudan a protegerlos de ataques de "extraños"


O poder descubrir formaciones caprichosas de la naturaleza, como esta "ala" de madera en una rama de uno de mis olmos...
Y es que en nuestros árboles, la vida se instala y permanece allí mientras nosotros sigamos dedicandole nuestros cuidados..




Y ya sabéis, en vuestros árboles también hay detalles que descubrir y disfrutar.

Y por supuesto, no nos podemos olvidar de nuestro guardián más selecto!




Manuel Porras Sanchez

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por participar en este blog! No dejes de hacerlo!

Instagram