El tiempo pasa. El ficus de Teresa

Hace ya una semana que no publico ninguna entrada, pero he estado fuera de casa por motivos de trabajo y todavía no manejo muy bien esto de las publicaciones programadas. Pero bueno, prometo recompensaros con varias entradas para que no perdáis la costumbre de visitarme!

Hoy, quiero mirar hacia atrás y recordaros aquella entrada que se llamaba...Rápido doctor, lo perdemos. ¿Os acordáis?

Mi amiga Teresa me llamaba preocupada por el estado de su ficus y decidí realizar fuera de fecha algunas "operaciones".

Pues bien, el invierno ha pasado, y después de tener el ficus en el invernadero con los más delicados, ha llegado la hora de sacarlo y ver que tal va.

¡Vaya! ¡Ha crecido una barbaridad!

Pero todavía no lo suficiente.

Hay que seguir dejandolo crecer y sobre todo, hay que darle mucho cariño. Por eso, y dado que me tengo que ausentar 3 meses de España, el pasado domingo, este ficus volvió a manos de su dueña. Los deberes que le he puesto...regar y sol. Para que siga poniendose fuerte y en el mes de julio cuando vuelva a estar por aquí veremos a ver que tal está.

Creo que empieza una nueva etapa muy bonita para este árbol.

Un saludo a tod@s!

Manuel Porras Sanchez

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por participar en este blog! No dejes de hacerlo!

Instagram