martes, 17 de septiembre de 2013

Trabajando el caballito. Mantenimiento.

Últimamente estoy teniendo menos tiempo del que quisiera para dedicarme a mis árboles, por lo que algunos de los trabajos los tengo que hacer en varias etapas. En este caso, os presento el trabajo que he ido haciendo durante unas semanas a este ullastre mallorquín que lleva conmigo muchos años. Deciros que fué el primer ullastre que entró en mi colección y por eso le tengo cierto cariño.

En las últimas semanas de agosto, decidí eliminar todos aquellos brotes que no estaban bien posicionados y que para el diseño final de las ramas no eran interesantes. A su vez, hice un aclareo de las hojas, eliminando gran mayoría de las hojas traseras y dejando solo algunas hojas por rama. Con esto, favorecemos una segunda brotación, más trasera y con un tamaño algo menor.



 El siguiente paso fue darle otra limpieza a la madera muerta. Para ello, estuve trabajando con diferentes gubias para elimiar aquellas partes que lo requerian y sanear la vena viva, ya que habia varias zonas en las que no se habia saneado correctamente. Al trabajar la madera, la paciencia es un aliado y los trabajos deben ser muy meticulosos para poder obtener los resultados deseados.


Al terminar el trabajo de ese día, había descubierto un nuevo tramo del tronco en el que habia un hueco muy interesante y termine de sanear la vena viva en su parte más frontal.

En el siguiente trabajo, se ha limpiado la madera más a fondo. La técnica para limpiar la madera requiere diferentes herramientas, desde cepillos de diferentes materiales hasta pistolas de agua. En mi caso, he trabajado con varios cepillos de nylon y agua aplicada con un pulverizador. He ido eliminando los restos de antiguos tratamientos con liquido de JIN y toda aquella suciedad que puede poner en peligro la madera. 




Una vez limpia la madera, procedemos a volver a pintar la madera muerta para mejorar su conservación usando "liquido de JIN", como bien sabeis, este liquido es un polisulfuro de cal.
A la hora de aplicar este liquido, es muy importante que la madera tenga bastante humedad, por el hecho de que la absorción del liquido será más fácil. No os asustéis si al empezar a plicar el liquido el color es amarillo. Es totalmente normal por la reacción que sufre el polisulfuro, igual de característico que su olor a "huevos podridos" causados por los grupos que contienen azufre. 


Es muy importante no trabajar con prisas y expandir bien el liquido para evitar "grumos" o "pegotes" que cuando se sequen rompan la naturalidad de la madera. Recordad que aplicamos este tratamiento para conservar los rasgos de nuestra madera, no queremos pintarla como si se tratase de un mueble para cambiarle el color. Esto es algo muy importante a tener en cuenta y que nos dará la diferencia entre un buen trabajo o no.

Una vez terminado, personalmente, mantengo el árbol un par de días en la zona más sombreada de mi colección. A partir de ese momento lo pongo a pleno sol para que continue con su proceso de envejecimiento. 

La madera muerta es tan importante en el cuidado de nuestros bonsais como todas las demás partes vivas. Existen especies que las toleran más que otras y que su delicadeza realzan el poder de esos ejemplares. Pero no olvidemos que en el equilibrio está la virtud, por lo que tampoco debemos pasarnos con estas partes ni hacerlas destacar más de lo necesario. El bonsai es un todo, por lo que debemos de trabajar siempre dentro del conjunto.

Un saludo y hasta la próxima

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por participar en este blog! No dejes de hacerlo!