Vacaciones de verano

Para muchos de nosotros, vacaciones significa quebraderos de cabeza.

Planificar un viaje para disfrutar de estos días de descanso con la familia suele tener añadido el tener que pensar que hago con los árboles. 

Muchas veces la mejor opción es dejar los árboles en casa de alguien que sabes que puede cuidarlos y eso es lo que ha pasado esta vez. Durante casi un mes van a estar en casa un montón de árboles de un amigo y que confíe plenamente en mis cuidados y diseño es un orgullo.

Aquí os pongo algunos trabajos sobre algunos de estos árboles. Las fotos son sólo del antes y después.

Este primer árbol es un acebuche. El trabajo ha consistido en una primera colocación de las ramas y un trabajo preliminar en la madera. 


Este segundo árbol es otro acebuche. En este caso se ha colocado la ramificación a partir de la cuál se seguirá trabajando y se ha eliminado ese callo en la base que tanto afeaba. En el futuro habrá que seguir trabajando en esa zona para hacerla más atractiva.


Por último, otro acebuche. En este caso hizo falta desenterrar de la maceta para descubrir más madera y poder conseguir hacer un árbol más interesante. El resultado promete ser interesante.


Como habéis podido ver no hay que partir de un material potente para empezar a crear bonsai. Los árboles deben mostrar todo su potencial y para ello debemos observar y aprender. El resto, son técnicas que iremos manejando poco a poco, pero la observación y el ver que se esconde dentro de cada árbol es algo que tenemos que aprender cada día.

Un saludo a todos!

Manuel Porras Sanchez

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por participar en este blog! No dejes de hacerlo!

Instagram