Lo que toca en estas fechas

Poco a poco los árboles empiezan a coger su ritmo normal de crecimiento.

Los abonados están dado su resultado y ya va siendo normal incluir en las tareas de los bonsais los pinzados característicos para favorecer brotaciones traseras y poder vigilar la correcta formación de las ramas.

Pues bien, en mi jardín ya llevo unos días dedicado a esta tarea y hoy os presento la de este olmo, que como se puede ver, lleva un ritmo muy bueno.


A parte de utilizar para formar las ramas, me va a venir bien para buscar a un inquilino que está merendándose las hojas. 


El trabajo es sencillo. Repasando cada una de las ramas vamos podando aquellos brotes que están mal situados, ya sabéis, que crecen hacia arriba o hacia abajo, en direcciones contrarias a la dirección principal de la rama o que simplemente están mal situados y que si se dejasen crecer serían un problema para el diseño final del árbol.

Aquellos brotes que sí están bien situados, se podan a dos o tres hojas y mantienen las ramas dentro del diseño que estemos trabajando.

Así que después de un rato de poda, el resultado final es el siguiente:


Todavía queda trabajo para seguir madurando el ápice y las ramas más altas, pero el camino es el correcto y sé que poco a poco iré alcanzando la meta.

Espero que os haya gustado.

Por cierto, los dos inquilinos han pasado a mejor vida...

Manuel Porras Sanchez

2 comentarios:

  1. Es esas tareas andamos todos afanados en estas fechas. Dejamos atrás los agobios de los trasplantes y ahora nos angustiamos con los defoliados, pinzados y desalambrados, ¡ por Dios esto es un sin vivir !

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces pienso que esto no es una afición, sino algún tipo de tortura! jajajaj

      Un abrazo para tí también

      Eliminar

Gracias por participar en este blog! No dejes de hacerlo!

Instagram