martes, 12 de noviembre de 2013

La vida sigue...virgencita virgencita, que me quede como estoy!

Resulta cuiroso ver como está cambiando el clíma.

Llevamos una serie de años en los que el otoño apenas tiene diferencias diurnas en cuanto a temperatura se refiere con el final de la primavera y casi se parece más a un verano suave que al mismo otoño. Esto hace que los árboles se encuentren un poco perdidos a nuestro parecer, pero ellos ya han detectado los cambios y empiezan a cambiar a su elección sus comportamientos.

¿Os acordáis de la entrada en la que trasplanté un ficus fuera de fecha? Pues bien, cada día me sorprende más la evolución que está teniendo, pero ha llegado el momento de empezar a pensar en lo que debe venir.

Actualmente este es su estado:

Podemos decir que lo peor ha pasado, pero todavia no debemos tirar cohetes, ni llamarlo siquiera "prebonsai". Ahora mismo es una planta que se aferra a la vida y que está haciendo un esfuerzo enorme por conseguir acumular todo lo que pueda en esas hojas para pasar el invierno.

En breve, cuando las temperaturas nocturnas sean algo más bajas, pasaré a este pequeño a un invernadero, para conseguir que no detenga su crecimiento y que siga su lucha por la vida.

Poco a poco, este árbol se aferra a la vida y nos demuestra lo impredecible que es la naturaleza y las mil formas que tiene para resolver situaciones delicadas.

Siempre hay una solución.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por participar en este blog! No dejes de hacerlo!